¿Les pesará la etiqueta de favoritos?

 

Mets_Entrenamientos

NUEVA YORK — Parece que todas las miradas están sobre los entrenamientos de los Mets — aunque nos podemos atrever a decir que es principalmente por los medios de transporte del jardinero cubano Yoenis Céspedes.

Pero todo el conjunto de Nueva York también está llamando la atención porque parecen estar armados para defender su título de la Liga Nacional y hasta posiblemente conquistar la Serie Mundial que se les escapó en octubre pasado para romper la sequía de 30 años.

Este equipo está consciente de lo que puede conseguir esta temporada y aunque su rotación (obviamente el punto fuerte del club) es aún joven, todos ya cuentan con experiencia.

Pero otro factor clave es que en David Wright también tienen un líder que ha sido parte de excelentes equipos que no han cumplido con las expectativas. Al arranque de los entrenamientos, el capitán reconoció que cuentan con las piezas para completar la hazaña.

Sin embargo, el antesalista agregó que en él todos pueden ver el ejemplo de lo que le pasa a un club que cuenta con demasiada confianza. Wright señaló que lo sucedido en Queens en el 2007 y 2008 es la mejor muestra de que nada debe darse por hecho.

Los Mets cuentan con la experiencia y también el liderazgo para mantenerse enfocados todo el año y sacarse la espina del Clásico de Otoño del año pasado.

Un merecido reconocimiento

Mike_Piazza

NUEVA YORK — La cuarta fue la vencida para Mike Piazza. Al que muchos consideran como uno de los mejores receptores ofensivos en la historia de las Grandes Ligas por fin está en el Salón de la Fama.

Para mí fue injusto que Piazza haya tenido que esperar tanto tiempo para que fuera inmortalizado en Cooperstown. Pero las sospechas de varios que el cátcher jugó con la ayuda de sustancias prohibidas le fueron un obstáculo en las votaciones.

Aunque yo simplemente fui un fanático (debo admitir que ha sido el único ídolo que que he tenido en los años que llevo siguiendo el béisbol y al equipo de Queens) siento orgullo que logré ver en persona por varios años a un Salón de la Fama. Recuerdo como si fuera ayer cuando Piazza llegó a los Mets, hasta llegué a pensar que era una broma.

En mi opinión aquel canje por Piazza — y el eventual contrato multianual — fueron la clave para que los Mets dieran el giro y acabar con las pésimas campañas por las que pasaron a mediados de los años 90.

Para mí Piazza fue la primera superestrella que tuvieron los Mets cuando los comencé a seguir y pienso que en Nueva York nunca defraudó – el mejor ejemplo es el jonrón contra los Bravos en el primer partido en Nueva York después de los ataques del 11 de septiembre.

Creo que Piazza ha sido el único ídolo que tuve como aficionado y debido a mi profesión será el último. Por eso me siento muy contento y orgulloso que por fin será inmortalizado en el Salón de la Fama.

¡Los Mets son campeones de la Liga Nacional!

AP_71067061867

NUEVA YORK — Esta Serie de Campeonato de la Liga Nacional fue una pequeña muestra de lo que ha impulsado a los Mets durante toda esta campaña.

El joven pitcheo abridor ha sido lo que ha fijado el ritmo para Nueva York todo el año, pero el aporte de un jugador diferente cada noche ha sido lo que ayudó a este conjunto a llevarse su división, superar a los Dodgers en la Serie Divisional y ahora a sacar las escobas contra a los Cachorros en la Serie de Campeonato para continuar esta increíble marcha.

Otro ejemplo es los movimientos que ha hecho el dirigente Terry Collins durante este mes, desde enviar al cerrador dominicano Jeurys Familia para conseguir un rescate de seis outs en el Juego 5 de la Serie Divisional, hasta el no perder su fe en el inicialista Lucas Duda y mantenerlo en la parte gruesa de la alineación.

Cada año siempre surge un jugador que se enciende durante la postemporada, pero no existen palabras para describir lo que ha hecho Daniel Murphy este octubre. Con cada batazo oportuno el intermedista no sólo le ha brindado la chispa a los Mets en cada encuentro, sino que también se ha encargado de desmoralizar a rivales que han contado con lanzadores de alto calibre.

Aunque todavía no conocen a su oponente, los Mets tienen otra difícil tarea en la Serie Mundial. Pero la confianza de este conjunto ha crecido con cada paso que han dado en la postemporada y creo que lo seguirán demostrando para completar otra sorprendente hazaña.

¿Vendrá más de lo mismo?

METS_PITCHERS_SI

NUEVA YORK — Muchos dijeron que los Mets tenían esperanzas de salir de la Serie Divisional de la Liga Nacional contra los Dodgers sólo si podían vencer a Clayton Kershaw y Zack Greinke, dos de los mejores abridores en las Grandes Ligas esta campaña.

Aunque necesitaron cinco partidos, eso fue exactamente lo que Nueva York hizo — superando en Los Angeles a Kershaw en el Juego 1 y a Greinke también en el Dodger Stadium en el decisivo Juego 5. Al final de cuentas el conjunto de Queens se impuso con su principal arma, el brillante pitcheo abridor, que incluyó una espectacular y valiente presentación del derecho Jacob deGrom en el Juego 5.

Ahora en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional los esperan unos Cachorros que llegan con un buen impulso tras haber superado a los Cardenales en cuatro compromisos.

Mucho se hablará de que Chicago estuvo invicto (foja de 7-0) contra Nueva York en la temporada regular. Muchos también señalarán el hecho de que los Mets tendrán que enfrentar a Jake Arrieta posiblemente dos veces durante la serie del mejor de siete. Pero el club liderado por el piloto Terry Collins es totalmente diferente al que los Cachorros enfrentaron a comienzos y mediados del año.

Los Mets no sólo vuelven a enfrentarse a los Cachorros con una alineación reforzada, sino que su pitcheo ahora llega con la confianza que han conseguido tras su hazaña en L.A.

Pienso que para esta serie, los jóvenes brazos de Nueva York volverán a dar la cara. Además, los bates que enfrentaron obstáculos durante la primera ronda — los de alto calibre como el cubano Yoenis Céspedes y el capitán David Wright, tanto como el del novato Michael Conforto — aprovecharán esta segunda oportunidad.

El superar a unos Cachorros que también llegan con bastante confianza no será una tarea fácil para los Mets, pero creo que los campeones del Este de la Liga Nacional tienen todo lo necesario para seguir sorprendiendo a muchos.

¿Habrá otra gran sorpresa?

degrom_thor_harvey

NUEVA YORK — Al inicio de la temporada nadie ni se atrevió a imaginar que los Mets se llevaran la División Este de la Liga Nacional sobre unos fuertes Nacionales, que — especialmente su estelar jardinero Bryce Harper — pensaban que los 162 juegos de la temporada regular sólo serían un trámite. Hasta creo que fueron pocos los que dieron a Nueva York como un candidato para llevarse uno de los Comodines en el Viejo Circuito.

Ahora los Mets arrancarán la Serie Divisional de la Liga Nacional contra unos Dodgers que posiblemente también lleven la etiqueta de favoritos porque contarían con Clayton Kershaw y Zack Greinke para dos partidos cada uno.

Por aquel factor, y por el hecho de que los Mets anotaron apenas dos carreras en sus últimos cuatro compromisos de la campaña regular, pocos serán los que piensen que el conjunto de Queens logre pasar de la primera ronda.

Sin embargo, el joven pitcheo fue el arma que impulsó al club a ser contendiente mucho antes de lo que muchos esperaban, y creo que este aspecto impulsará a los Mets no sólo en su serie contra Los Angeles, sino que también los podría llevar lejos en la postemporada.

Aunque la ofensiva de Nueva York no vuelva a ser tan arrolladora como lo fue durante finales de agosto, creo que también será una grata sorpresa durante la Serie Divisional.

Por la manera en que concluyeron la temporada regular, los Mets de nuevo enfrentarán el reto de desafiar todos los pronósticos. Pero en mi opinión Nueva York tiene la combinación perfecta para lograr la misma hazaña de los Gigantes el año pasado.

Controversia hasta cuando las cosas salen bien

GettyImages-486332348

NUEVA YORK — Parecía que los Mets se iban a escapar de una temporada de controversia.

Pero eso rápidamente cambió cuando surgió el tema de los límites de entradas del abridor estelar Matt Harvey, quien está tirando en su primera temporada completa tras una operación Tommy John.

Antes del arranque de la campaña, parecía que Nueva York, el derecho y todas las partes involucradas habían concretado una cifra. Sin embargo, el agente de Harvey, Scott Boras, señaló que su cliente se estaba acercando al límite de los 180 innings que los médicos habían fijado y que era hora de que los Mets comenzaran a tomar una decisión. El club negó que se había fijado dicha cifra y agregó que serían algo flexibles dependiendo del desempeño del serpentinero y si se encontraban en la lucha por un puesto en la postemporada.

Ahora con el conjunto de Queens con una ventaja en el Este de la Liga Nacional surge la interrogante de si Harvey será parte de la rotación en la postemporada.

Esta controversia no es nada nuevo en las Grandes Ligas, y el primer caso en que pienso es el del abridor de los Nacionales, Stephen Straburg.

El derecho también pasó por una operación Tommy John en el 2010 y se perdió todo el 2011, y también tuvo un límite de entradas en su primera temporada tras la operación en el codo de lanzar en el 2012. En aquella temporada Washington estaba en camino hacia el título de la División Este de la Liga Nacional, pero tras seguir estrictamente su límite de entradas para Strasburg, el equipo optó por darle fin a su temporada en septiembre y no dejarlo lanzar en los playoffs.

Los capitalinos no contaron con uno de sus mejores abridores, tuvieron una decepcionante postemporada y al final fueron eliminados en la Serie Divisional de la Liga Nacional.

Esta es la suerte que pueden correr los Mets ahora.

Es obvio que por ser Nueva York, la seriedad del tema de los innings de Harvey se exagerará un poco. Pero creo que con la excelente actuación que el diestro ha tenido este año, todos los involucrados en la decisión deben ser un poco más flexibles con la cifra.

Al final de cuentas, los Mets y Harvey deben pensar simplemente en la oportunidad que tienen de destronar a los Nacionales en la división y llegar lejos en la postemporada. Creo que todo esto se puede hacer sin poner en peligro el futuro del abridor y sin poner obstáculos a las posibilidades que el club tiene de ser competitivo.

En una columna, el mismo Harvey expresó que estará en la lomita si los Mets llegan en la postemporada. Ahora está por verse si los planes en la temporada regular cambian o si habrá que convencer a alguien que el diestro siga tirando durante la recta final.

Trabajo en equipo

GettyImages-476284568

NUEVA YORK — En todas las Grandes Ligas cuando un equipo pasa por un mal momento o tiene una pésima temporada, la culpa cae sobre el mánager, el gerente general y hasta los dueños del equipo.

Tal ha sido el caso en los Mets casi durante los últimos seis años. Primero, todos señalaban a los dueños del equipo que tras el escándalo de Bernie Madoff no invertían en jugadores de renombre para quitar el mal sabor de boca que dejaron los derrumbes del 2007 y 2008.

Aunque un equipo de mercado grande nunca reconocerá que pasa por reconstrucción, eso parecía que los Mets estaban haciendo desde que se mudaron al Citi Field y una frustrada fanaticada culpaba a los directivos junto a la familia Wilpon por no ser muy activos en el mercado de agentes libres.

Sin embargo, la temporada pasada demostró que el joven talento que tenía el equipo era un buen inicio para que el equipo por fin volviera a ser un contendiente. Pero muchos señalaban las fallas del dirigente como el motivo por el desplome que hubo en la segunda mitad de temporada.

Ahora con el éxito por el que pasan los Mets es fácil celebrar las excelentes actuaciones de sus jugadores, pero pocos se han atrevido a elogiar lo que han hecho el gerente general Sandy Alderson y el piloto Terry Collins.

Vale la pena señalar el buen trabajo que Alderson hizo al darse cuenta del potencial de su equipo y agregar refuerzos a la ofensiva (el cubano Yoenis Céspedes y el dominicano Juan Uribe entre otros). También hay que indicar que Collins ha sabido mover bien las fichas y ha sabido seguir bien el plan fijado para sus jóvenes lanzadores.

No cabe duda de que su desempeño sobre el terreno es lo que ha ayudado a los Mets a adueñarse del liderato en la División Este de la Liga Americana, pero también debemos ser justos y reconocer que Alderson y Collins también han hecho un excelente trabajo en la segunda mitad.