Todo tiene su final

AP_16286104176313

Es difícil de creer, pero ya han pasado 17 años desde que vimos una dinastía en las Grandes Ligas.

Con su victoria sobre los Mets en la Serie Mundial del 2000, los Yankees sellaron su tercer título consecutivo. Ahora surge la interrogante de si los Bombarderos bajo el mando del piloto Joe Torre a los finales de los años 90 fueron la mejor dinastía en la franquicia del Bronx.

Aquel equipo marcó la última vez que un club tuvo éxito en defender su corona y los Filis del 2009 fueron los últimos en estar cerca de repetir como campeones. Los tiempos han cambiado bastante desde aquel buen paso de los Yankees a finales de la década de los 90 y el mejor ejemplo de cómo operan los equipos de la Gran Carpa son lo que ahora varios denominan como los Baby Bombers del 2016 y 2017.

Ahora son mucho menos los jugosos contratos para los agentes libres de alto perfil — proceso que parecía ser una tradición para los Yankees cada invierno. Ahora la mayoría de los equipos prefieren invertir más en su sistema de Ligas Menores y desarrollar a aquellos prospectos para que brillen en el equipo grande o para que sean fichas de cambio — algo que ayudó a los Cachorros a romper su sequía de 108 años sin ganar un Clásico de Otoño.

Este proceso también impulsó a los Reales al éxito que les dio dos banderines de la Liga Americana y la corona de la Serie Mundial en el 2015. Pero esos mismos Reales también demuestran lo difícil que ahora es establecer una dinastía.

Pese a tener casi el mismo núcleo que los llevó a dos Clásicos de Otoño consecutivos, Kansas City en el 2016 ni logró llegar a la postemporada y terminó la campaña a 13.5 juegos de los Indios, campeones de la División Central y el Joven Circuito. Ahora los Monarcas deberán contemplar si vale la pena deshacerse de dicho grupo de piezas claves para comenzar otra vez una reconstrucción.

Muchos no han dejado de elogiar el proceso de los Cachorros liderado por el presidente de operaciones Theo Epstein, que culminó con un histórico triunfo en la Serie Mundial del 2016.

Aunque los Cachorros son un excelente candidato, pienso que pasará un buen tiempo para que volvamos a ver otro equipo conseguir campeonatos consecutivos.

Lo que hace difícil que Chicago revalide su corona esta campaña es que los demás clubes están practicando la misma astucia que ha estado de moda en los últimos años.

No cabe duda de que la mayoría de los aficionados prefieren ver a su equipo coronarse temporada tras temporada, pero creo que es más divertido ver a diferentes contendientes cada campaña y no sólo a los conjuntos con una enorme chequera.

Hace varios años vimos a los Piratas convertirse de nuevo en contendientes, antes de eso surgieron los Rojos y en recientes temporadas los Orioles y Azulejos se han establecido como potencias en la Liga Americana. Por su historial desde que llegaron a las Grandes Ligas, para mí era difícil imaginarme a los Rockies o los Rays disputar una Serie Mundial.

En las últimas tres temporadas hemos visto el meteórico ascenso de los Astros detrás de sus jóvenes estrellas.

¿Será posible que los Padres, Marlins, Bravos o D-backs tengan un repunte similar? ¿Será que los Marineros por fin podrán dar el siguiente paso?

Como lo demostraron los Cachorros, todo es posible. Así que los seguidores de cada equipo deben mantener el optimismo y para los seguidores del buen béisbol será bastante divertido.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s