¿Cómo vamos y cómo nos irá?

Terry Collins

Fue difícil ignorar el gran comienzo de temporada que tuvieron los Mets. Pero ahora de la misma manera nadie puede descartar el mal momento por el que pasa el conjunto de Queens.

En las primeras semanas del 2015, parecía que los Mets ya estaban listos para cumplir con las altas expectativas que tenían debido al gran talento joven en sus filas. Apenas hace dos semanas Nueva York venía encendido con una racha de 11 victorias consecutivas para conseguir la mejor foja en las Grandes Ligas y de paso tomar una buena ventaja en la División Este de la Liga Nacional.

Habían varios aspectos en los Mets que llenaron de optimismo a sus seguidores. El pitcheo abridor — sobre todo con el impresionante arranque del veterano dominicano Bartolo Colón y el contundente regreso de Matt Harvey a la rotación — estuvo a la altura. Por su parte la ofensiva cada noche logró encontrar maneras de respaldar a sus brazos para sacar victorias.

Todo esto fue antes de su serie contra los Yankees, quienes llegaban también marchando a todo motor, lo que le dio un poco más de brillo a una Serie del Subway que había perdido su atractivo en los últimos años.

En aquella serie los Mets chocaron contra un muro, casi pronosticando lo que estaba por venir.

Desde aquel fin de semana en el Bronx, los Mets han dejado ir tres series consecutivas incluyendo una estadía de cuatro juegos en el Citi Field frente a los Nacionales, unos rivales divisionales que le han causado problemas al conjunto de Queens ya por varios años.

Ahora los Mets llegan con varias interrogantes — principalmente en una ofensiva que en cuatro compromisos ante Washington apenas anotó seis carreras.

Otro aspecto que tiene a muchos sintiendo algo de nervios son las fallas del torpedero venezolano Wilmer Flores en la defensa, que ahora parecen estar afectando su desempeño con el bate.

Al final de cuentas, no creo que es hora de entrar en pánico porque en una temporada de 162 juegos todos los equipos entran en un bache. En mi opinión lo bueno es que para los Mets este mal momento llegó a finales de abril/comienzos de mayo. Aunque también espero que no dure tanto.

Lo que amortigua más el golpe fue el terreno que ganaron con su buen inicio de campaña.

Así que todavía no es hora de pedir o buscar cambios drásticos, sino dejar que con calma las cosas se resuelvan por sí solas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s